Aventura en la Laguna Cristal y el Parque Nacional Los Haitises

En esta nueva etapa de mi vida, donde quiero dedicar cada vez más tiempo a compartir experiencias que ayuden e inspiren a otros viajeros, siento un gran compromiso con promover todo lo que República Dominicana tiene que ofrecer como destino turístico.

Por eso me he propuesto, además de escribir sobre los típicos lugares deslumbrantes de la isla que todos conocemos, también de rincones inéditos y poco visitados. Por lo que he estado haciendo un listado de lugares y siguiendo a gente que está contribuyendo grandemente a promover nuestras bellezas y riquezas naturales.

Uno que admiro desde que descubrí su pasión por el turismo sostenible es William Ramos, con quien desde hace tiempo quería vivir la experiencia de ser un “nunca turista, siempre viajero”, como reza su slogan. La oportunidad llegó  hace unas semanas junto a mi esposo y a una pareja de grandes amigos para ir por un día de excursión a Laguna Cristal con la empresa de William,  Siempre Viajero RD.

Laguna Cristal Es uno de los tantos ojos de agua con que cuenta nuestro país. Ubicada justo en el punto donde convergen tres provincias: Samaná, Duarte y Monte Plata. Se encuentra en la falda de una de las montañas que da inicio al Parque Nacional Los Haitises, lo que permite aprovechar el viaje para también visitar en bote esta mágica zona de nuestra isla.

Créditos de Foto: Daniel Febriel
Laguna Cristal. Créditos de Foto: Daniel Febriel
Créditos de Foto: Daniel Febriel
La Pesquera, Los Haitises. Créditos de Foto: Daniel Febriel

El grupo salió de Santo Domingo en dos minibuses un domingo tempranito en la mañana. Lo primero que me pregunta mi amiga Arlene, tan pronto iniciamos la marcha, es: “Mana, ¿en esa laguna no es que hay una leyenda de un monstruo o cosas que se desaparecen? ¡Recuerda que yo soy medio pendeja”. -“Jajaja no amiga, tranquila, tu sabes cómo es la gente de habladora.” Le respondo yo.

Y no habían pasado 5 minutos cuando William da unas palabras de bienvenida, habla un poco de la laguna, e invita a Timoteo Estévez (Fotógrafo especializado en vida salvaje y biodiversidad) para que abunde sobre el tema…

“Pertenece a la comunidad de Cristal, muy pobre, que mayormente vive de la agricultura, ganadería y pesca. Ustedes verán a muchos de los aldeanos acercándose con cierta curiosidad porque aún no es un lugar muy frecuentado por turistas. Hay una leyenda –Aquí viene, me dije- de que en las profundidades de sus aguas habita un enorme y extraño pez que de vez en cuando sale a la superficie y aletea tan fuerte que tiñe de lodo toda la laguna. También de que es tan profunda que han caído vehículos y nunca más han podido ser recuperados”.

Arlene nada más me mira, con esa cara de “tú  ves, te lo dije”. Y no nos costó  de otra que echarnos a reír.

Las risas, de hecho, fueron una constante durante el trayecto. Había mucho entusiasmo y muy buen ambiente. Ya me habían contado que la buena vibra suele ser un común denominador en las excursiones que organiza el amigo William.

Nos fuimos por la Autopista del Nordeste y, luego del segundo peaje, nos desviamos por un camino rural, a la derecha, para pasar por los poblados Barraquito y Paraguay, hasta llegar a Cristal. Otras vías de acceso también pueden ser por aire (en helicóptero) y por mar, recorriendo más de 30 millas náuticas, zarpando desde Caño Hondo, en Sabana de la Mar, o desde Samaná, recorriendo las hermosas aguas de la Bahía de San Lorenzo.

Al llegar, inmediatamente el grupo se dirigió a la laguna. Quedamos maravillados por su belleza. Era tal cual nos la habían descrito. De un verde impactante, rodeada de una frondosa vegetación. Te da la sensación de estar en medio de la selva.

Laguna de Cristal 1
Laguna de Cristal

La laguna está  alimentada por las aguas subterráneas de los mogotes o elevaciones montañosas de Los Haitises. Es un manantial de agua dulce y cristalina, único en toda el área.

El color cristalino de sus aguas lo adquiere, según los moradores, por los rayos solares.

Al llegar nos dijeron que estaba menos cristalina que de costumbre por las intensas lluvias que habían caído.

Era todo un entorno bucólico que provocó inmediatamente que sacáramos las cámaras y celulares y nos pusiéramos en acción. Sino, pregúntenle a los viajeros Daniel Febriel (@dfebriel) el gurú  del drone  y a Yarisabel Marmolejos (@yarisabelmr), quien hace unas tremendas producciones para sus redes en cada viaje.

Laguna de Cristal
Laguna de Cristal

Luego de explorar un poco la zona nos fuimos a pie por un sendero de aproximadamente un kilómetro para poder llegar hasta la embarcación que nos llevaría a Los Haitises. Al regreso ya habría tiempo para bañarse en la laguna.

Detrás Iban Campo, mi esposo, y nuestros amigos Arlene Andújar y Alfredo García

En el trayecto fuimos viendo la gran variedad de vegetación y diversas especies de aves y reptiles.

Llegamos a nuestras embarcaciones, unas yolas de la zona. El capitán que nos tocó tiene anécdotas para escribir un libro de cuando hacía arriesgados viajes ilegales a Puerto Rico.

Atravesamos el Río Yuna, ¡el mismo que nace en la Cordillera Central! y que desemboca en el Mar Atlántico.

Timoteo Estévez nos cuenta que en la actualidad el Parque Nacional Los Haitises está más protegido que antes por las autoridades gracias a un monitoreo constante, y a un programa diseñado para este fin.

El parque es una reserva y santuario para muchas especies de aves, pescados y mariscos. Algunas son endémicas de la República Dominicana y el Caribe.

Y mientras vamos haciendo el recorrido por el Río Yuna para llegar a la Bahía vemos sobrevolar al Gavilán de la Hispaniola, Timo (como se le llama a Timoteo cariñosamente) nos dice que es un ave de rapiña exclusivo de Los Haitises y Punta Cana.

El conoce muy bien la biodiversidad de la isla. Es el responsable de llevar en imágenes muchas de nuestras bellezas naturales a medios como National Geographic y la BBC de Londres.

El trayecto desde los afluentes del río hasta la Bahía de San Lorenzo es bastante largo, casi una hora. Durante el mismo, además de diversas aves, pudimos ver animales de ganado, como estas vacas que al pasar las embarcaciones aceleraban la marcha como tratando de ir a nuestro ritmo.

Al llegar a la desembocadura nos costó  alguito de trabajo encontrar la salida, pues había llovido mucho y las corrientes arrastraron residuos que formaron una especie de banco que amenazaban con encallar los botes. Luego de las pericias de los capitanes pudimos salir a la bahía, aliviados, sin imaginar lo que nos aguardaría el regreso.

Los Haitises

 

Fotos cortesía Willliam Ramos

 

Navegamos casi por una hora, pasando por islotes y los emblemáticos paisajes del encantador Parque Nacional. Como se pasa mucho rato al sol recomiendo cubrirse bien tanto el rostro como el cuerpo, además del bloqueador de rigor. También es súper importante estar hidratados. Nuestro anfitrión nos llevó agua ¡y hasta vino! Este último no es que hidrate mucho, jajajaja, ¡pero vaya que sí fue muy bien apreciado!

“Los Haitises”
“Los Haitises”

Nuestra primera parada fue en una de las tantas y enormes cuevas que hay en Los Haitises. Los valientes que decidimos explorarla, teniendo que escalar primero una roca, quedamos impactados con su profundidad. Había mucha oscuridad y gracias al foco de los celulares pudimos apreciarla mejor. Vimos un murciélago y algunos petroglifos que bien pudieran ser pinturas taínas, como las que sí se han comprobado que existen en muchas de sus cuevas.

Cueva
Crédito de la foto: Arlene Andújar

Muy cerca hay una reserva natural conocida como “La Cueva de la Línea”. Fui cuando era pequeña y si no la conoces, merece la pena. Cuenta con increíbles formaciones de gran valor y origen indígena.

Seguimos luego nuestro trayecto en bote hasta llegar a La Pesquera. Y aunque el viaje era a la Laguna de Cristal, y me encantó  conocer esta maravilla de nuestro país, debo decir que fue mi lugar favorito.

Arlene Andújar

La Perquera

Hermoso enclave donde confluyen las aguas de afluentes subterráneos de Los Haitises y el mar. Aunque es bastante fría para mi gusto, disfruté  un montón del baño. El entorno es espectacular. ¡Juzga tú mismo!

La Pesquera

Aquí pasamos un rato memorable hasta que el hambre comenzó  a picar. Era la primera vez que William llevaba una excursión a esa zona y se da cuenta que La Pesquera era el lugar ideal para almorzar. Tiene una rancheta y otras facilidades para estos fines. Pero cuando hizo los amarres con los locales le dijeron que tenía que ser donde la gurú  de la cocina en el pueblo. Y nos esperaban casi dos horas de regreso.

Salimos de la Bahía de San Lorenzo rumbo a la desembocadura del río para poder llegar a la Comunidad de Cristal.

En el mismo punto donde horas antes tuvimos dificultad para salir del río a la bahía, ahora no se sabía cómo íbamos a entrar. La marea había bajado y los escombros y desechos arrastrados por las pasadas lluvias habían aumentado.

Finalmente lo que muchos temíamos sucedió: los barcos se encallaron ¡¿Y ahora?! Por un momento pensé “¿habrá  que llamar a los guarda costas? ¿Qué  tiempo tardarían?”

Pero en seguida alejé ese pensamiento. William estaba muy tranquilo y confiado de los capitanes.

Y mientras ellos maniobraban como podían, muchos de los viajeros no lo pensaron dos veces para desmontarse de ambas embarcaciones y ayudar a empujar.

Aquí fotos de dos compañeros que ilustran muy bien el momento.

Crédito de la foto: Daniel Febriel
Crédito de la foto: Daniel Febriel
Crédito de la foto: Yarisabel Marmolejos
Crédito de la foto: Yarisabel Marmolejos

Finalmente la experiencia me pareció  como si hubiese estado escrita en el guión del tour. Hasta eso nos los gozamos, y se evidenció el tremendo espíritu de colaboración y unidad del grupo.

Unos 50 minutos más tarde llegamos “Jambrientos” ( si, con “J”) a Laguna Cristal y directos al Comedor de Noli, la cocinera más aclamada de toda la zona.

Puesto de comida Nolly

Si viajas por estos predios aquí puedes comer a toda confianza. Es comida criolla tradicional, variada y bien hecha. Ella me dijo que se le puede llamar con tiempo y encargar para la hora que uno vaya cualquier plato dentro del renglón típico: desde arroces, carnes (diversas), sancocho y hasta pescadito frito (que hubiese sido mi favorito :D)

Noli, la cocinera más recomendada de la comunidad de Cristal.
Noli, la cocinera más recomendada de la comunidad de Cristal.

Al terminar el almuerzo muchos decidieron sentarse cerca de la laguna a descansar y contemplarla, otros se bañaron. No fue mi caso, pero aproveché  las pocas rayas de batería que le quedaban a mi celular para sacar estas últimas fotos.

Al caer la tarde emprendimos el regreso a Santo Domingo. Habíamos abierto un chat del grupo de la excursión y en el camino de regreso las fotos y las anécdotas no se hicieron esperar. Así como las promesas de futuros reencuentros.

Regresamos cansados, pero felices por haber decidido invertir tiempo y recursos en un domingo diferente, en el que adquirimos más conocimiento sobre nuestros hermosos recursos y, algo que valoro mucho, hicimos nuevos amigos.

Cortesía William Ramos
Cortesía William Ramos

¡Mil gracias por leer esta experiencia y ser parte de la comunidad de Mis Viajes Mi Destino!

¿Qué te pareció? ¿Alguna sugerencia?

¡Me encantaría saber de ti!

Hasta la próxima aventura 😉

firma_ony_valdez boton-no-olvides-dejar-tu-comentario
Acerca de Ony Valdez 43 Articles
Ony Valdez Periodista, Productora, Locutora, Relacionista Publica y Bloguera. Fundadora del Blog http://www.misviajesmidestino.com Si quieres escribirme un correito, puedes ir a la sección de contacto.

12 Comments

  1. El dicho de “recordar es vivir” es más que bien aplicado con tu excelente forma de describir lo que para nosotros fue una experiencia de vida. Gracias por hacernos recordar lo que es vivir.

  2. excelente!! muchas felicidades por contribuir a que aprendamos un poco de las diversidades de lugares que ofrece nuestra República Dominicana

  3. Wow! Que gran experiencia vivimos con este grupo y que manera tan profesional de contarlo y documentarlo. Gracias Ony por acompañarnos en esta aventura y contribuir con tus escritos a resaltar estos destinos turísticos. Nuevamente gracias y cuántas nostalgia recordando esa gran aventura.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*