Un Tour Por Washington Monumental: Su Historia, Héroes Y Misterios

La capital norteamericana es una de mis ciudades favoritas. Claro, me faltan UN MONTÓN de lugares por conocer, pero me cautivó  desde la primera vez que fui, cuando era una adolescente. Hay algo en ella. Magia. Un je ne sais quoi que encanta a la mayoría de sus visitantes.

Algunos que me conocen, y saben que me gustan los lugares con ambiente y marcha, me han preguntado que si no me la encuentro algo sosa y aburrida. Es que hay veces en las que la tranquilidad, conjugada con la naturaleza, se valora y se convierte en uno de los principales atractivos de un destino.

Por-la-Pennsylvania-Ave

Está  desprovista del bullicio de las grandes urbes, y el río Potomac contribuye a realzar su belleza. Con sus parques, abundante vegetación, limpieza y elegante arquitectura, es un lugar que inspira y puede servir de musa hasta al que menos espíritu de artista tenga.

Ciudad Wa

Washington no es sólo la sede de la Administración central de Estados Unidos, sino también la de numerosos organismos internacionales e importantes corporaciones.

Ha pasado por muchos momentos “políticamente delicados”, ¡y los que probablemente le falten!, pero siempre mantiene su charm.

Tranquila y acogedora, te recuerda en cada rincón los orígenes democráticos de la nación. Además de esto, a mí me hace preguntarme si serán ciertos todos los mitos, especulaciones y leyendas sobre los cimientos en que se construyó  la ciudad, la disposición de sus monumentos y los supuestos códigos secretos masónicos que esconden.

Estuve a inicios de mayo. Aún hacía fresquito, pero con una temperatura muy agradable. Lamenté  muchísimo que sus famosos y hermosísimos árboles de cerezo (Cherry Blossom) no me esperasen florecidos.

Este año cayeron antes de tiempo. Pregunté  qué  había pasado y me dijeron que posiblemente por los efectos del cambio climático. Se sabe que en muchos lugares del mundo el clima engañó  a la naturaleza.

Plaza en Washington DC

Washington DC (Distrito de Columbia) es una ciudad muy segura. Puedes recorrer a pie sus principales puntos de interés ubicados, la mayoría, en el National Mall. También una buena opción es recorrerla en bici. Cuenta con un sistema muy práctico para alquilar bicicletas en plena calle, las cuales recoges y dejas en cualquiera de sus múltiples estaciones por toda la ciudad.

Puedes visitar por tu cuenta la gran mayoría de sus emblemáticos edificios y monumentos. Pero si no has ido y quieres aprender bien sobre su historia, cultura y ahorrar tiempo, lo ideal es contratar a un guía o irte en un tour calificado.

En esta visita decidí tomar una nueva excursión estrenada hace pocos meses, de la empresa Trolley Tours, valga la cuña. Me pareció  muy interesante la propuesta donde te garantizan aprender detalles de interés sobre la historia de la capital y los héroes que la hicieron posible.

También visitar sus principales monumentos y edificaciones, pasar por lugares imperdibles y sus emblemáticas avenidas en una modalidad Hop On-Hop Off, pero más privado, donde te puedes desmontar en el lugar a visitar y tu autobús o, mejor dicho, Trolley, te espera, con lo que no hay que aguardar en una parada a que llegue el próximo y puedes dejar a bordo las pertenencias que no necesitas al desmontarte.

El chofer es también el guía, quien te cuenta todo lo que debes saber sobre los lugares a visitar y a quien le puedes hacer todas las preguntas sobre la materia.

Foto en Carrito

Para mi suerte es temporada baja, día de semana y no hay mucho turista a bordo, con lo que la experiencia del tour se hace más personalizada de lo que imaginé. ¡Genial!

Al iniciar el tour nuestro guía-chofer nos cuenta que fue el propio George Washington quien escogió, en 1790, el lugar donde debía ser edificada la capital de Estados Unidos. Como este país tiene una organización de tipo federal (una asociación de estados que tienen altos niveles de independencia), había que construir esta capital en un territorio que fuera a la vez neutral y común a todos ellos: el Distrito de Columbia.

Tomamos la conocida avenida Pensilvania con dirección al Capitolio. Washington es el corazón de Estados Unidos, como esta avenida el corazón de Washington. Es una gran vía, completamente recta, que une el Capitolio con la Casa Blanca

Primera Parada: Fachada oeste del Capitolio

Fachada Oeste del Capitolio

Imponente y majestuoso. El Capitolio es la sede de la Cámara de Diputados y del Senado. Este edificio, construido en estilo neoclásico, se destaca por su cúpula de 77 m de altura, a la que se puede subir.

Había estado una vez en un tour por su interior, pero fue -como decimos en buen dominicano- un “huye-huye”.

Estaba participando en la Semana Dominicana en USA, que organiza AMCHAMDR, y no tenía mucho tiempo, así que tomé el tour más corto, de 45 minutos. Comienza con una película, seguida por una parada en la rotonda del Capitolio y otra en el Salón Nacional de las Estatuas. La admisión es gratuita, pero se requiere un pase para entrar y debe reservarse con antelación.

Su interior está  compuesto por un ala norte, corresponde al Senado, y el ala sur donde está  la Cámara de Representantes. En los pisos de arriba hay galerías para que el público pueda observar las sesiones en determinadas ocasiones.

El edificio es un ejemplo del Neoclasicismo arquitectónico estadounidense. Alberga una gran colección de arte norteamericano. Cuenta con muros en los pasillos del primer piso del ala del Senado (conocidos como los corredores Brumidi) que reflejan grandes momentos y personajes de la historia de los Estados Unidos.

Volviendo a mí, aquí afuera, en esta ocasión, aunque no entré, sí pude contemplar su fachada, relajarme un poco en sus áreas verdes (aunque no tanto, había que volver en 25 minutos al Trolley)… Y vi por primera vez algo muy interesante sobre la urbanística de la ciudad, y que algunos atribuyen a un plan misteriosamente concebido: la línea recta que hay entre este emblema del poder norteamericano y el obelisco de la capital, el Monumento a Washington.

Sin querer privar en Dan Brown en su libro “El Símbolo Perdido”, la web está  llena de “guruses” con fascinantes teorías y leyendas urbanas que aseguran que las mayores referencias masónicas están en el Capitolio.

Se dice que el arquitecto encargado de la edificación era masón, Benjamín Latrob, y que un panel de bronce en la puerta del Senado representa varias escenas de la vida de George Washington, quien, según algunos, fue el masón más importante de Estados Unidos.

La referencia masónica más importante y sorprendente de todas son las formas geométricas que se pueden dibujar conectando las principales edificaciones de la ciudad si las unes en el mapa. Está el Triángulo Federal, situado entre las Avenidas Pensilvania y Constitución. Es un grupo de 7 edificios gubernamentales con mucho valor histórico y arquitectónico.

Según los de teorías masónicas, el triángulo remite a la “libertad, igualdad y fraternidad” y a la “fe, esperanza y caridad”. La letra G también aparece en el mapa que representa al Gran Arquitecto, o Dios (God) para los masones.

En cuanto al Obelisco, el Monumento a Washington, en lo alto, hay una pirámide de aluminio (diferente a la piedra utilizada en el resto de la construcción) que da la impresión de que está  inacabado y supuestamente hace referencia al trabajo que debe realizarse para que el mundo sea cada vez mejor. En ella está  grabada en latín la frase: Lous Deo (Ore a Dios).

Obelisco

Dejo de pensar en todas estas teorías y corro hacia “la guagua del tour” antes que me deje.

En el trayecto pasamos por la Independence Ave. y otras aledañas que llevan a la mayoría de los museos Smithsonian. Hay 20 museos, ¡y se está terminando de construir el dedicado a la historia y herencia latina!.

MUSEO OF AFRICAN AMERICAN HISTORY
MUSEO OF AFRICAN AMERICAN HISTORY

Luego, de camino a nuestra próxima parada, bordeamos el Monumento a Washington.

Washington Monument

Durante la Guerra Civil, los soldados de la Unión fueron enviados a este monumento, que aún estaba en construcción cuando inició  el conflicto. En la base, algunos de los hombres dejaron grabados sus nombres y dibujos, los cuales aún puedes ver hoy en día.

Segunda Parada: Thomas Jefferson Memorial

Selfie en el Thomas Jefferson Memorial

Aquí nunca había estado. Me encantaron sus áreas verdes, la vista al río, al “Obelisco” y la tranquilidad del entorno.

Thomas Jefferson Memorial

El Presidente Franklin Delano Roosevelt lo mandó  construir en 1943 en honor a Thomas Jefferson. Es otra edificación en la que una línea recta le une a la Casa Blanca.

Jefferson es reconocido como el Padre Fundador, un hombre de principios revolucionarios que impactaron a Norteamérica. Fue quien redactó la primera Declaración de Independencia.

“WE HOLD THESE TRUTHS TO BE SELF EVIDENT: THAT ALL MEN ARE CREATED EQUAL, THAT THEY ARE ENDOWED BY THEIR CREATOR WHIT CERTAIN INALIENABLE RIGHTS, THAT AMONG THESE ARE LIFE, LIBERTY AND PURSUIT OF HAPPINESS…”

“Sostenemos como evidentes estas verdades: que los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad…”

Fragmento de la Declaración de Independencia que se ve en el mural detrás de la estatua en esta foto.

Interior Thomas J Memorial

La estatua de Thomas Jefferson parece estar viendo justo en dirección al Este de la mansión presidencial, el hogar del edificio del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Allí, una estatua de Hamilton, el primer secretario del Departamento del Tesoro, ve hacia el sur en dirección a Jefferson.

Hamilton y Jefferson fueron rivales que lucharon por la dirección del país en los primeros días de la República.

Al salir de este monumento patriótico seguimos el recorrido cruzando el río por el Theodore Roosevelt Memorial Bridge, damos una vuelta por Arlington BLVD y por el parque donde está la estatua en honor a los Marines.

Marine Corps Memorial
Marine Corps Memorial

Tercera Parada: Monumento a Lincoln

Fachada Lincoln Memorial

Al llegar, el guía nos dice que el Congreso autorizó  formalmente la construcción del monumento el 9 de febrero de 1911, y fue inaugurado por Warren G. Harding el 30 de mayo de 1922 . Contó  con la presencia del único hijo vivo del antiguo presidente Robert Todd Lincoln.

Luego leí que el arquitecto de esta gran obra, Henry Bacon, ganó  por la misma la medalla de oro del Instituto Americano de Arquitectos.

El edificio adopta la forma clásica de los templos griegos, alejándose del típico estilo romano que predomina en Washington. Tiene 36 columnas, con un tamaño de 10 metros de altura.

Es otro lugar que me pareció  lleno de magia, donde se puede dar una larga caminata por sus alrededores y luego relajarse en el acogedor entorno.

Su hermosa vista al Memorial de la Segunda Guerra Mundial y, más allá, al obelisco o monumento a Washington, me transporta a algunas series y películas. Y no puedo dejar de pensar en la escena donde Forrest Gump se reencuentra con el amor de su vida, convertida en una protestante hippie.

Vista desde Lincoln Memorial

Los nombres de los 48 estados cuando el monumento se terminó están grabados en las paredes exteriores del ático, y unas placas conmemorativas se añadieron con posterioridad para Alaska y Hawai.

Turistas en Lincon Memorial

Dedicatoria en la pared:

IN THIS TEMPLE AS IN THE HEARTS OF THE PEOPLE FOR WHOM HE SAVED THE UNION THE MEMORY OF ABRAHAM LINCOLN IS ENSHRINED FOREVER.

EN ESTE TEMPLO COMO EN LOS CORAZONES DE LA GENTE POR QUIEN SALVÓ LA UNIÓN LA MEMORIA DE ABRAHAM LINCOLN SE CONSAGRA PARA SIEMPRE.

Este monumento no podía ser la excepción a la hora de hablar de teorías conspirativas o mensajes cifrados.

No falta el guía que les diga a sus turistas que las manos de la estatua de Lincoln contienen un mensaje codificado de importancia; que los 57 escalones que llevan al templo equivalen a la edad de Lincoln cuando fue asesinado (pero tenía 56) o que puedes ver el rostro de Robert E. Lee esculpido en la parte posterior de su cabeza.

Todo ha sido negado por las autoridades custodias del monumento. Tras una breve inspección por la solemne estatua, hice esta foto

Vista desde Lincoln Memorial

Luego bajé  los 56 escalones y tomé rumbo hasta el Memorial a los veteranos del Vietnam, que está  a pocos metros de allí.

Cada año millones de personas visitan el muro funerario de mármol negro, que muestra los nombres de las 58.286 personas que perdieron la vida en Vietnam. El monumento está situado junto a una estatua de tres hombres luchando.

Y luego, al otro extremo, se encuentra el Memorial a los Veteranos que combatieron en la sangrienta guerra de Corea.

Monumento Korean War Veterans Memorials
Monumento Korean War Veterans Memorials

De aquí a mi Trolley rumbo al Monumento conmemorativo de la II Guerra Mundial.

Fachada World War II Memorial

 

Se siente una tremenda solemnidad en este lugar. Hay placas recordando los hechos que enlutaron a la nación norteamericana, como la fatídica invasión de Pearl Harbor.

Otra vez quedo cautiva con el ambiente y me quiero quedar más tiempo, sentarme en un banquito y hasta ponerme a reflexionar. Me voy lejos… y vuelvo en mí para darme cuenta de que los escasos 15 minutos que nos dieron para volver al Trolley se me vencieron, voy corriendo y me encuentro al chofer-guía discutiendo con un policía porque no debía estar estacionado en ese lugar…uyy…suerte que conmigo llegaban dos señoras más 😀

Y esta fue la última parada, de vuelta al punto de partida pasando por otras de las bellas calles de la capital norteamericana. Y por la que no podía faltar: The White House.

La casa blanca más famosa del planeta es muy visitada, no solo por turistas, sino también por grupos o individuos que van a protestar pacíficamente por alguna causa.

Turistas en la Casa Blanca

Se puede ir andando desde la mayoría de los hoteles céntricos de la ciudad.

Si quieres una visita guiada del edificio de la Casa Blanca, la cual es gratuita, ten en cuenta que debe solicitarse con una antelación mínima de un mes desde la fecha prevista, ya que los grupos no son de más de diez personas.

Vista Frontal Casa Blanca

El “History & Heroes Tour” dura unas 3 horas. El costo en mayo era de U$28.00. Hasta el momento tienen dos horarios para la salida: a las 10 am y 2 pm. El punto de partida y llegada está ubicado en uno de los lugares más céntricos de Washington, en la calle 10th NW, haciendo esquina con la calle F.

La misma donde se encuentran el Teatro Ford´s (donde le dispararon a Lincoln), la casa donde Lincoln murió, convertida en museo, y el Madame Tussauds.

Por lo que al finalizar puedes aprovechar y conocer estos lugares, o irte de shopping por famosas tiendas de descuentos que hay en la zona, como hice yo.

Aquí te dejo un videíto de una tienda de recuerdos ubicada “estratégicamente” al desmontarte del tour 😉

¿Te gustó  este post?

¿Te fue de utilidad?

Si la respuesta es SI, compártelo y así ayudas e inspiras a otros viajeros como TÚ  😉

¡Hasta la próxima aventura!

firma_ony_valdez boton-no-olvides-dejar-tu-comentario
Acerca de Ony Valdez 43 Articles
Ony Valdez Periodista, Productora, Locutora, Relacionista Publica y Bloguera. Fundadora del Blog http://www.misviajesmidestino.com Si quieres escribirme un correito, puedes ir a la sección de contacto.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*