Cómo Aprovechar Un Viaje Profesional Para También Hacer Turismo

Mi Experiencia en Semana Dominicana USA 2018

firma_ony_valdez boton-no-olvides-dejar-tu-comentario

En este post te narro mi experiencia participando en Semana Dominicana en Estados Unidos 2018.  Mi objetivo es dar un enfoque de cómo se puede combinar un viaje profesional con la vivencia de experiencias de un turista, si el tiempo y la agenda, lógicamente, lo permiten.

Ya sea que vayas a un congreso, curso, feria o u otro tipo de evento profesional y, en especial, si estás visitando un lugar por primera vez, debes aprovechar y darte alguna escapada para explorar la zona y conocer nuevos spots, aunque hayas estado varias veces en la misma ciudad. Es que, como dice una de mis frases de viaje favoritas:

“VIAJAR ES AÑADIR VIDA A LA VIDA”.

Es el quinto año que asisto a Semana Dominicana en Estados Unidos. La iniciativa se celebra desde hace 26 ediciones y tiene lugar en Washington DC y Nueva York. Surgió por el deseo de un grupo de intelectuales y profesionales dominicanos de unir a la diáspora en USA con dominicanos que residen en la isla para exaltar y fortalecer nuestra identidad desde ambas partes.

Pero, también, este evento ha sido clave promoviendo a República Dominicana como destino de inversiones, comercio y turismo, así como a los dominicanos que están poniendo a Quisqueya en alto en la tierra del Tío Sam.

Desde hace unos años para acá, la organización de este evento está en manos de una institución destacada en materia de estrechar los lazos entre República Dominicana y Estados Unidos: la Cámara Americana de Comercio

Debo darle los créditos a mi esposo, Iban Campo, por la oportunidad de vivir esta experiencia. Cada año que he ido han sido vivencias distintas y de mucho aprendizaje. Mi primera participación fue en el año 2011, para acompañarlo y participar en algunas de las actividades y conferencias que eran de mi interés como periodista y corresponsal de noticias internacionales en aquella época.

Al año siguiente, me encomiendan la misión de preparar un documental de SEMDOMUSA2012 para que quedara como memoria a la delegación dominicana que viajó. En 2013, fui como periodista invitada, a cubrir las principales incidencias para el canal de noticias en el que trabajaba, CDN 37. Transmitía diariamente junto al camarógrafo Alfredo Rodríguez, con quien también trabajaba para la cadena UNIVISION.  

Iban y yo en el cierre de la agenda en Washington en el 2017. En la Corporación Financiera Internacional, del Grupo Banco Mundial.

Volví en 2017, pero participé de muy pocas actividades de la agenda. Tenía ya este blog de viajes y aproveché para centrarme en hacer posts como este:

Un Tour Por Washington Monumental: Su Historia, Héroes Y Misterios

Este año, 2018, fui decidida a tratar de vivir lo mejor de los dos mundos. Ya que no estaba acreditada para todos los eventos de Semana Dominicana, ni era parte de la delegación oficial, pude participar de algunos de mi interés, y también aprovechar para traerles información de lugares para conocer.

La llegada

Semana Dominicana inicia desde hace varias ediciones en Washington. Toca hacer escala porque no hay vuelos directos desde Santo Domingo. Viajamos con la aerolínea oficial del evento, Delta Air Lines, compañía que también envió a sus ejecutivos Jessica Wolf y José Luis Márquez como parte de la delegación de la misión. Todo a tiempo y la aeronave de Santo Domingo a Estados Unidos ¡muy confortable!

Fuimos vía Nueva York ¡Que tema!… Coincidimos con varios vuelos repletos de pasajeros y esto, unido a que había pocos oficiales en Migración (tal vez por ser domingo en la mañana) y a las medidas de seguridad del JFK, provocó que tardáramos un montón. Tuvimos que correr, “literal”, para no perder la conexión… Algunos no lo lograron y debieron tomar el siguiente vuelo a la capital de Estados Unidos.

Terminal de Delta en JFK
¡Me encanta esta esquina con Food Trucks!

Así que, cuando vayas a un destino que tenga el JFK como escala, toma en cuenta que debes disponer de tiempo suficiente… Lo mismo sucede con otras terminales de USA, como  Miami Airport.

Cuando llegábamos a Washington, desde arriba me encantó ver cómo luce la capital estadounidense, con numerosas áreas verdes, y sus emblemáticos monumentos, símbolos patrios, dispuestos en línea recta y en un peculiar triángulo, que muchos han atribuido en la historia a misteriosas razones conspirativas y masónicas.

¡Me encanta esta ciudad! Aquí siempre he experimentado una sensación de paz y de estar en un lugar muy acogedor. De hecho, es una ciudad bastante tranquila, después de las 10 de la noche difícilmente encuentras un lugar, por ejemplo, para cenar. Cosa que para los que nos gusta un can puede ser un issue, pero vaya que lo compensa esta ciudad con muchas otras ventajas de más valor.

Llegamos al hotel Fairmont, ubicado en el emblemático Georgetown. Un barrio que debes visitar en Washington. El hotel me encantó. Las habitaciones espaciosas, muy buen servicio, céntrico y muy razonable precio-calidad. Claro, había una tarifa especial para la delegación que pasaría allí 4 noches.

Enseguida, mi esposo y yo nos fuimos encontrando con la comitiva que viajó de República Dominicana al evento. Los primeros, sus organizadores: William Malamud, el Vicepresidente Ejecutivo de AMCHAMDR, y su team de comunicación, encabezado por Alain Astacio, con el apoyo de Coral Holguín y Jorge Uceda. Con ellos, el camarógrafo, Alfredo Rodríguez, de quien hablé antes, y el fotógrafo, Joel Alcántara, quien fue reportero gráfico para importantes periódicos del país y ahora desarrolla su carrera de fotógrafo en Nueva York. Ambos, aportaron valor con parte del material visual que acompaña este post ¡Gracias de corazón!

Con el colega y amigo Alfredo Rodríguez, en la residencia del Embajador en Washington. SEMDOMUSA 2018.

Mi esposo y yo dejamos las cosas en la habitación e inmediatamente nos fuimos a caminar (algo que nos encanta cuando vamos a una ciudad “walk friendly”). En 8 minutos llegamos al centro de Georgetown, el vecindario más antiguo de Washington DC.

Sus calles empedradas, las tiendas de cupcakes más fabulosas de la ciudad, los bares históricos y las elegantes boutiques son muchos de sus encantos.

Pero antes de seguir paseando nos dimos cuenta de que había que echar combustible al cuerpo. Nos decidimos por Flavio(Pinchando en el nombre puedes ver ubicación y más detalles) ¡Recomendado! Comida italiana tipo bistro. Todo rico y con productos de mucha calidad, esto último lo corroboramos con la cuenta 😁. Pedimos una entrada de quesos para compartir, un plato de pasta y mariscos, también compartido, una cerveza y una copa de vino. De postre cafés y limoncello. La cuenta: US$98. 00. Sin contar la propina.

Al salir bajamos hasta el Waterfront, un paseo a orillas del río Potomac, con lindas áreas verdes, un centro comercial y bares y restaurantes muy recomendados.

Allí puedes trotar, montar bici (en Washington tienen un excelente sistema de alquiler para recorrer la ciudad en ellas) o tomar un tour en una de las embarcaciones para ver la ciudad desde otra perspectiva.

Escultura en el Waterfront

Dia 1. Inauguración

El lunes 7 de mayo, a las 8:30 am, se inauguró oficialmente Semana Dominicana en Estados Unidos en la residencia del embajador dominicano, José Tomás Pérez, con la izada de la Bandera Nacional, en presencia de la delegación dominicana, el staff de la embajada e invitados especiales, como representantes del gobierno dominicano y de instituciones norteamericanas.

Tuvo como oradores a José Tomás Perez, Embajador de la República Dominicana, y a David Fernández, presidente de AMCHAMDR.

Y ya que estamos en la residencia del embajador, te cuento unos detalles sobre este hermoso lugar, patrimonio nacional. Es una de las propiedades más importantes del Estado dominicano en el extranjero. Construida en 1932, pertenecía a una familia aristócrata de Washington, específicamente a Mary Barclays Adams, hija de uno de los fundadores del periódico “Evening Star”.

Foto: Joel Alcántara

De acuerdo a un artículo publicado en el periódico Hoy en 2001, en 1953, el entonces embajador, Manuel A. de Moya, le escribió al dictador enviándole fotografías de la propiedad con la anotación de que de que se trataba de una “casa espléndida… muy cercana a las embajadas de Gran Bretaña, Canadá, Australia, entre otras…”.

Finalmente, fue comprada por Trujillo en 1954. Desde entonces ha sido el hogar en Washington DC de todos los embajadores dominicanos en Estados Unidos.

¿Lo que más me gusta de esta residencia? ¡Su jardín!

Foto: Joel Alcántara

Este primer día de Semana Dominicana, la agenda estaba a tope para la delegación que asistiría a todos los eventos: conferencia en la US Chamber of Commerce; la presentación de los resultados de la encuesta de la Gallup con relación a los temas que impactan en el desarrollo de RD y otros países, un conversatorio con el congresista Adriano Espaillat y su equipo, en el que está como Chief of Staff la dominicana Aneiry Bastista, y una exclusiva recepción en el Capitolio.

Si quieres más detalles puedes leerlos aquí: ➡ http://semana.do/⬅

Luego de la inauguración en la mansión diplomática me fui a quitar el saquito y a poner unos tenis, tomé la línea azul del Metrorail rumbo a “Franconia- Springfield” para quedarme en Crystal City y, de regreso, visitar el famoso Cementerio de Arlington.

Hasta Crystal City llegué porque alguien me recomendó el centro comercial de ese lugar…. ¡Pero fue un fiasco! Luego me enteré de que debí ir al shopping mall de Pentagon City ¡que sí vale la pena! Será para una próxima.

Pero como no hay mal que por bien no venga, me tomé el paseíto a Crystal con filosofía. Conocí un lugar nuevo, bastante urbano y comercial. Como el aeropuerto queda cerca, cuenta con hoteles estratégicamente diseñados para este fin.

Como recompensa por mi caminata, encontré  este paraíso de parque donde me tomé un rico capuccino contemplando mis flores favoritas: tulipanes.

Al tren subterráneo nueva vez para llegar hasta el emblemático Arlington National Cemetery. Está situado cerca del Río Potomac, en las proximidades de El Pentágono. Era la primera vez que iba y la verdad que sobrecoge su inmensidad, su despliegue de lápidas blancas, perfectamente alineadas y dispuestas y más el saber todo el dolor que encierra.

Una sola sección del inmenso cementerio concentra el mayor número de militares muertos en las guerras de Afganistán e Irak. En ambas guerras, han muerto alrededor de 6,800 norteamericanos.

Como la gran mayoría de museos y centros históricos en Washington, la entrada es gratuita. Ofrecen un tour en un trencito que cuesta 13.50 dólares, impuestos incluidos, y lo recomiendo totalmente. Primero porque el cementerio es enorme y está en un terreno irregular donde hay que subir y bajar alguna que otra cuesta, y, en especial, al que va por primera vez le ayuda mucho a conocer sobre el origen, historia y datos de interés de este sagrado lugar, ya que incluye un guía.

Al visitante le piden recogimiento y se le advierte que hay algunas secciones que tal vez no pueda visitar porque diariamente aquí hay entierros.

Puntos claves aquí son: la  Tumba de los desconocidos, el imponente anfiteatro, el memorial Iwo Jima y la tumba del presidente John F. Kennedy. Kennedy está enterrado junto a su esposa y algunos de sus hijos. Su tumba tiene una “llama eterna”. Muy cerca de ahí están enterrados sus hermanos Robert F. Kennedy y Edward M. Kennedy.

Luego de conocer el cementerio regresé a DC y di un paseo por Georgetown antes de regresar al hotel. A las 7 volvía a unirme a la agenda de Semana Dominicana para la cena de bienvenida a la delegación e invitados especiales. El lugar elegido fue Charlie Palmer Steak, en la 101 de Constitution Ave. Una muy buena opción si vas a Wa DC y te gustan las carnes. Yo no soy muy de ellas, por lo que las veces que he ido he pedido pescado ¡y ha estado buenísimo!

En la cena junto a Juan Eduardo Tavares, Co Founder & Chief Lending Point y José Luis Marquez, Sales Account Delta Airlines, parte de la delegación dominicana que asistió a Semana Dominicana.

Día 2

La delegación fue a primera hora al prestigioso bufete de abogados Squire Patton Boggs para un panel sobre el enfoque hacia Latam de la Administración Trump desde la perspectiva del sector privado. Luego, en la OEA, tendrían un conversatorio sobre la sostenibilidad ambiental de las inversiones. Yo no participé de esos encuentros. 

Esa mañana me fui de museos. Llegué a la gran Constitution Avenue, primero di una vuelta por los alrededores del monumento a Washington, que está en restauración. Esta es la avenida para recorrer los principales museos Smithsonian. 

Tenía toda la intención de visitar el National Museum of African American History & Culture en la 1440 Contitution. Es uno de los más nuevos, pero había que sacar un pase (gratuito) previamente. Puedes hacerlo aquí: https://nmaahc.si.edu/visit/passes

Seguí mi caminata por la famosa avenida y entré a uno que ya conocía, pero en el que siempre aprendo algo nuevo: el National Museum of American History

 

Igual que todos los Smithsonian, la entrada es gratis pero puedes hacer un aporte o colaboración cuando los visitas. Me encanta este museo que abarca una amplísima muestra de todos los eventos históricos que conformaron a la nación norteamericana; desde guerras hasta inventos que cambiaron al mundo, y sus protagonistas.

Mis espacios favoritos son el destinado a la bandera y al himno nacional (siempre, siempre, por alguna razón, se me pone la piel de gallina en ese lugar). También dignos de ver la exhibición de la evolución automotriz en la gran nación, el espacio dedicado a “The Price of Freedom: Americans at War” (un repaso por las desgarradoras guerras que ha vivido USA, desde la civil hasta los conflictos con Irak), y en el homenaje a la gastronomía estadounidense. Aquí la sección de  Julia Child in her home kitchen, 1975, es sorprendente. 

Al salir seguí mi caminata por la Constitution Ave., en dirección al Capitolio. Di una vuelta por el National Gallery of Art Sculpture Garden. ¡Un museo al aire libre! en una hermosa área verde. 

Continué mi camino hacia The Smithsonian American Art Museum  Fui por la recomendación de Irene Rodríguez, del Blog Vivir Demais, para ver la exhibición que el museo acababa de inaugurar de retratos de Cézanne, con 60 obras de colecciones internacionales. La muestra estará hasta el 8 de julio.

Se trata de la primera exhibición que explora, si cabe el término, “la verdad incómoda” detrás de sus obras. Retratos de gente muy allegada a él y algunos autorretratos. Se trató de un experimento personal en el desarrollo como pintor del francés postimpresionista, que murió en 1906.

Me fascinó esta particular colección, como muchas otras que albergan las grandes salas de este museo, las cuales, junto a su pasillos y jardines, son en sí una obra de arte.

Quería también ir al Museo del Aire y el Espacio (National Air and Space Museum)  uno de los más populares, pero ya el tiempo no me daba. En un Starbucks recargué pilas con una meriendita de frutas, queso y nueces y a tomar el metro para ir hasta el hotel, que a las 7PM en punto había que estar en la residencia del embajador.

Con Erich De la Fuente, de Llorente & Cuenca, Jessica Wolf de Delta Air Lines y otros invitados
Una buena y entusiasta parte de la delegación dominicana que asistió al evento. De izq. a der: Lucile Houellemont, Katharine Beamer, Rolando Guzmán, Gregory Salcedo, Mary Fernández, María Esther Fernández, Hilda Polanco y Ailin Lockward,

Se trató de una noche emotiva donde valiosos dominicanos de la diáspora, que nos llenan de orgullo, fueron reconocidos en el marco de SEMDOM USA 2018 por su labor en estrechar vínculos con República Dominicana y promover los valores de la dominicanidad en Estados Unidos. 

Un reconocimiento especial recibió David Ortiz, “Bigpapi”, Major League Baseball All-Star, por ser un ejemplo de perseverancia, dedicación y entrega al deporte nacional dominicano. Ortiz conectó con la audiencia con su discurso, llegando a sacarle las lágrimas a más de uno. Eso sí, luego no pudo relajarse, debió hacerse fotos con medio mundo. Mi esposo Iban fue uno de ellos!! A mi hasta apuro me dio… “déjenlo cenar, depordio”… pero es el precio de la fama precedida de admiración y buena reputación…

El comité organizador también reconoció al congresista Adriano Espaillat, representante del distrito congresional número 13 de Nueva York, con quien la delegación se había reunido en numerosas ocasiones previas para evaluar oportunidades de inversión y comercio en Estados Unidos para inversionistas dominicanos y elevar la cultura dominicana a un plano de reconocimiento más regional e internacional.

Una que también nos sacó lágrimas con su testimonio fue la educadora Shirley Collado, presidenta de Ithaca College, “por promover la labor académica en los Estados Unidos, enalteciendo los valores de servicio y profesionalidad que caracterizan a este sector, vital para el desarrollo sostenible de las naciones”.

Otro merecido reconocimiento lo recibió el norteamericano Donald Lubick, destacado servidor público, por su contribución a la iniciativa de reforma impositiva que culminó en la promulgación del Código Fiscal de la República Dominicana.

Al terminar el evento y llegar al hotel, Iban y yo nos pusimos cómodos y fuimos andando nueva vez por el centro de Georgetown… Nada estaba abierto y, por yo no cenar en la recepción de la embajada, llevaba un hambre de cuadritos… ¡Eran las 10 y pico y no encontramos nada! #quedesastre… Pero tuvimos suerte y vimos un lugar de sushi abierto!! Nos encanta la comida japonesa y estaba buenísimo… Aquí me van a a excusar, pero no tomé nombre ni datos, ¡el hambre me desconcentró de mi rol de bloguera de viajes! 😋

DIA 3

Esta mañana del miércoles 9 de mayo, si me les uní a media mañana a la delegación de Semana Dominicana para un tema que me gusta y preocupa a la vez: “Procesos de reforma educativa de la República Dominicana”. Decidimos irnos a pie, unos 30 minuto de caminata, pero antes, de camino, paramos a desayunar en el tradicional Paul, fundado en 1889. ¡Buenísimo! La cuenta hizo 26 dólares por un cortado doble, un expreso, un agua, un quiche y un panini de mozzarrella y prosciutto.  

Con mucha energía seguimos nuestro camino hacia el encuentro que tendría lugar en el Banco Interamericano de Desarrollo. Antes, la delegación había estado en el US Department of State en una reunión sobre seguridad nacional.

En el encuentro sobre la educación dominicana se habló de la reforma educativa en un panel llamado  “República Dominicana como laboratorio de políticas educativas en alianzas público-privadas”. Estuvo moderado por la destacada abogada Maria Waleska Álvarez, Presidenta Ejecutiva de NAP del Caribe, con la participación del Ministerio de la Presidencia, Educa RD​, el BID y el Comité TIC de AMCHAMDR.

Se enfatizó en la importancia de que el sector privado colabore con el público en el rediseño de las estrategias para impulsar la educación. Muchas propuestas interesantes, entre ellas, lograr un país bilingüe capacitando a los estudiantes preuniversitarios de todos los sectores y apostar cada vez más al uso de la tecnología como complemento educativo.

De llevarse a cabo tal cual cambiarían nuestra realidad en materia de educación… es ahí el reto…que del dicho al hecho….

Mientras yo me quedo con una de las frases citadas por Darwin Caraballo, Presidente Ejecutivo de EDUCA RD:

“Mejores maestros, mejores ciudadanos, mejor país”.

Al terminarse el panel, la delegación se fue a almorzar para luego asistir a una conferencia sobre el país y las oportunidades de competitividad, con Rafael Paz, Director Ejecutivo del Consejo Nacional de Competitividad, como orador.

A mi Newseum me esperaba. 

Vista desde la azotea de Newseum

Sólo un periodista de campo, a quien le ha tocado cubrir sucesos de peligro y que han marcado la historia social y política de un país sabe las sensaciones y sentimientos encontrados que se sienten ahí… Más a una auto-retirada, tal vez a destiempo, por convicción propia.  Pero, dejando a un lado los sentimentalismos por mi carrera, es una joya también para el público general; para los que hemos vivido ciertos momentos trascendentales de la historia, nuestros padres, abuelos y también para los jóvenes estudiantes que en un futuro cercano tendrán en sus manos las riendas del mundo; para que entiendan el pasado y hagan lo mejor del futuro.

Sus muestras te llevan a la reflexión de cómo el odio y la avaricia de riqueza y poder provocan las guerras y los hechos de sangre, mutilan la libertad de los demás, y de cómo la indolencia hace de las suyas. Y, sobre todo, una muestra del papel infalible de la prensa, como aliada de transformaciones que han cambiado para bien el curso de la historia, y, en otra mano, como obstaculizadora en ocasiones de la verdad por el afán del inmediatismo en publicar y ser los primeros… ¡Cuánto reflexioné y me emocioné, hasta las lágrimas, en este lugar.

Este museo es de pago: US$24.95

Ese día ya no había actividad en la noche de Semana Dominicana y mi esposo, el fotógrafo Joel Alcántara  y yo nos juntamos en el hotel al caer la tarde para dar una vuelta por el Thomás Jefferson Memorial y aprovechar para hacer unas fotos para este post y otros.

En la noche Iban y yo fuimos a Georgetown Waterfront, el bello paseo marítimo del que te hablaba al inicio de este laaargo post…jijiji… Era miércoles por la noche y había mucha movida; los bares y restaurantes frente al río, a tope.

En un lugar del muelle, un “astrólogo” te ofrecía ver Júpiter en todo su esplendor con su gran telescopio a cambio de lo que le quisieras dar. ¡Yo quería ver Júpiter! Pero había una fila considerable y decidimos seguir caminando.

Para cenar teníamos en la mira a uno de los restaurantes que tienen vista al dock y al río: Sequoia (mi favorito) Tony and Joe’s Seafood Place y Farmers Fishers Bakers. Nos decidimos por el segundo, donde, por cierto, hacen una olla de mejillones mortal… Pero esta vez no la pedimos. Elegimos su plato principal de crab cake y otro con una especie de ensalada de salmón y panes artesanales ¡divinos de la muerte!

Día 4

Ese jueves 10 de mayo nos levantamos temprano para tomar el tren, en Union Station, que nos llevaría a Nueva York, donde continuaba hasta el viernes en la tarde la edición 26 de Semana Dominicana en USA.

Esta estación es grande y acogedora, con numerosas tiendas donde comprar un regalito de último minuto y hasta alguna prenda que necesites. Tiene varios cafés coquetos, la mayoría con ofertas de productos “lights” y orgánicos.

Son unas tres horas de tren que las aprovechamos trabajando en nuestros respectivos temas y planeando qué haríamos en la Gran Manzana en el poco tiempo libre que tendría Iban.

New York, New York

Aquí no me voy a enfocar en la parte lúdica porque lo dejaré para otro post, que te podrá ser de mucha utilidad si quieres saber cuáles lugares trendy no te puedes perder en las noches de de La Gran Manzana.

Llegamos al Hotel “W”, donde se quedaba la delegación. Teníamos muchas expectativas con este hotel, del cual sólo conocíamos su lobby y su famoso Whiskey Blue, donde para mí hacen uno de los mejores Apple Martini de Manhattan.

Pero al llegar, durante la larga fila para el check in, nos enteramos de que el día anterior había cambiado de dueño, de nombre y de personal. Ahora es “The Maxwell Hotel”. Al staff de transición se le notaba que no estaba en sus aguas.

Luego, la habitación ¡súper pequeña! O sea, no cabía en un mismo espacio la tabla de plancha abierta, la maleta y una persona… Quítate tú pa ponerme yo… En fin… sólo pensaba en la amplia habitación de Washington, que por cierto, había salido un poco más económica. Noorrrmal en NY… Nada, a adaptarse. Total, yo no pensaba tampoco durar mucho tiempo en ella.

Tan pronto llegar, Iban a trabajar con temas de su oficina y luego a las sesiones de Semana Dominicana. Y yo, a juntarme con la Tía Daysi ¡un pecado si piso NY y no la veo! quien además me tenía unos regalos de ella y otros que me había enviado mi madre, quien vive en Massachusetts... ni ella pudo bajar a NY ni yo subir a Worcester.

Durante la primavera las flores hacen de las suyas en esta ciudad.

Con la titi dí un paseo por la Lexington, la 5ta Ave., fuimos hasta Bryant Park a tomar un vinito y en la noche nos juntamos con Iban para ir a cenar a uno de sus pubs favoritos: Pig N´ Whistle.

Día 4

El viernes participé de la mayoría de las actividades de Semana Dominicana. En la mañana tomamos el Metro hacia uptown para ir al The City College of New York (CUNY), donde se presentaron los proyectos del Observatorio de Cambio Climático realizados entre la universidad dominicana INTEC y CUNY, con apoyo de USAID, que recogen la información climática de RD de los últimos 50 años. Aquí nos llamó la atención grandemente la afirmación:

“Santo Domingo y Samaná podrían desaparecer en el 2050 por el incremento del nivel del mar”. Así lo expresó el catedrático de CUNY Doctor Jorge González.

Yo nada más me preguntaba ¿Y qué estamos haciendo al respecto en República Dominicana?

También jóvenes estudiantes presentaron innovadores proyectos que han creado en el laboratorio de Innovación e inteligencia del Zahn Institute de dicha universidad.

En el Lab de investigación. En primer plano, un casco tipo Star Wars, impreso en tecnología 3D creada por estudiantes.

De ahí nos fuimos caminando al Comisionado Dominicano de Cultura en Estados Unidos donde se proyectó el documental “Hay un País en el Mundo”. Una iniciativa del banco BHD León, escrito y dirigido por el cineasta José Pintor.

José Enrique Pintor y su esposa Larissa Núñez

¡Qué obra!  Es una maravilla audiovisual que resalta la dominicanidad y nos hace sentir orgullosos de muchas maneras de Quisqueya. Este documental te lleva de la risa al llanto en un parpadear. Es una montaña rusa de sensaciones y sentimientos. Al finalizar, aplausos de pies para esta joya que debiera ser accesible para todo el que quiera verla.

En la tarde, la jornada del evento continuaba con una discusión sobre un tema preocupante para muchos: la Reforma Fiscal en USA y el impacto para las multinacionales latinas. Yo me salté esta para ir a trabajar en una consultoría que tengo y caí en la recepción social que tuvo lugar en una terracita súper acogedora ¡Muy recomendada para brunchs, almuerzos y pasar una tarde encantadora, de primavera a otoño. Se trata de Inside Park at St. Bart´s, en la 325 de Park Ave.

Este último encuentro cerró con broche de oro una semana de mucho provecho para los asistentes, desde diversos puntos de vista.

Aquí puedes ver en video un resumen de la agenda que te narré de Semana Dominicana 2018, realizado por Alfredo Rodríguez ⬇

¿Qué hicimos ese viernes en la noche, y lo que quedó del finde hasta que regresamos a Santo Domingo el domingo en la tarde?… En otro post😁

¡¡¡Hasta entonces!!!

Mientras, cuéntame, ¿qué te pareció este?😊💙

 

 

 

 

 

 

firma_ony_valdez boton-no-olvides-dejar-tu-comentario
Acerca de Ony Valdez 61 Articles
Ony Valdez Periodista, Productora, Locutora, Relacionista Publica y Bloguera. Fundadora del Blog http://www.misviajesmidestino.com Si quieres escribirme un correito, puedes ir a la sección de contacto.

4 Comments

  1. Me gusto mucho. Desconocia de varios de los lugares que conociste en tu agenda personal, como por ejemplo la tumba de la llama encendida de los Kennedy. Me encanta tu espiritu aventurero. Ciertamente, viajar es vivir gracias por este interesante recuento.

  2. Tu pluma y narrativa tan colorida y descriptiva, nos traslada y nos recrea el cuadro imaginario de los contenidos, olores, lugares y sensaciones de un evento tan único como la Semana Dominicana. Gracias por compartir tantos espacios de esta linda experiencia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: