A las Vegas Por El Futbol

Desde hace mucho quería conocer Las Vegas.

Más allá del cliché de “ciudad del pecado”, de ser catalogada por muchos como centro de perdición y poseedora de un hechizo que te hace cometer locuras para luego justificarlas bajo el famoso lema “lo que sucede en Vegas se queda en Vegas”, yo sabía que podría disfrutarse desde otra perspectiva, que ofrecía mucho más y que cuando tuviera la oportunidad de visitar la emblemática ciudad quedaría fascinada.

Y así fue. ¡Lo que nunca sospeché es que iría por primera vez gracias a mi hijo!

Emmanuel  juega fútbol desde los ocho años. Lleva siete definiendo y puliendo su posición como defensa y medio campo. Ha participado en numerosos torneos y copas locales, pero nunca había tenido la oportunidad de competir fuera del país. El momento llegó este febrero de 2016.

Desde principios del año pasado, el colegio donde estudia, Saint Joseph School, en Santo Domingo, estuvo inmerso en los preparativos para participar en Las Vegas Mayor´s Cup International Showcase, uno de los torneos de fútbol más competitivos en Estados Unidos, pues asisten scouts o reclutadores de colegios y  universidades que van a captar prospectos a los que ofrecer becas.

Así que tremenda oportunidad  ser seleccionado para jugar en ese evento en el que tomaron parte equipos de más de 18 países junto a 28 del fútbol juvenil de Estados Unidos.

El 11 de febrero, tras más de medio año de preparación física y mental para los chicos, de amarrarnos los bolsillos los padres, de hacer presupuestos y de una ardua coordinación logística de parte del colegio, 23 entusiastas futbolistas de las categorías sub 14 y sub 16 (donde juega mi Emma) emprendieron la aventura rumbo a un reto que los desafiaría física, mental y emocionalmente.

La mayoría estuvieron acompañados de por lo menos uno de sus padres. 

Los que no, tenían a montones de tíos postizos pendientes. Las autoridades escolares ya nos habían advertido que debíamos dejar atrás el complejo de mamá o papá gallina que algunos tenemos (touché) ya que era una experiencia donde ellos debían valerse por sí mismo en muchas circunstancias.

A Emmanuel le empaqué detergente para que lavara sus uniformes y, la verdad, tuve que amarrarme las manos para no hacerlo yo, con el pretexto de que quedaran bien lavados, o de organizarle la habitación  y airearla un poco para que saliera el olor a “monito huyendo” que a veces había.

Salvo en uno o dos casos, los padres no dormíamos con los chicos. La mayoría se distribuyeron en habitaciones de cuatro. A Emmanuel le tocó con su inseparable pana desde la época de su antiguo colegio MC School, Enrico Tezanos, y los adorables Ignacio Pérez Alzueta (Nachi) y Alejandro Tizón del SJS.

Todos estaban bajo la esmerada supervisión y guía de sus coaches: Quique Costa y Erick Pérez Nadal.

Inicialmente iban tres, pero un desafortunado accidente unas semanas antes evitó que Miguel Bado, uno de los que más afanó  con los entrenamientos para esta copa, nos acompañara.

Inclusive recién operado estuvo dando apoyo hasta el día antes que salimos de viaje. La delegación la lideraron los directivos del colegio Carmina Peña, Miguel De Moya e Hipólito Marte.

IMG-20160209-WA0047
El entrenador Miguel Bado la noche antes del viaje con la selección que representó al SJS y a RD en Las Vegas Mayor´s Cup y sus colegas, Erick y Quique.

Uno de los padres de los chicos que tiene agencia de viajes, Diego Osorio, coordinó  el boleto aéreo de la mayoría del grupo.

Luego de un consenso se nos recomendó  realizar el viaje a Las Vegas desde Santo Domingo vía Panamá, por Copa.

Fue la mejor decisión. De las escalas no te libra nadie si te vas desde nuestra bella Quisqueya. La verdad es que, para el grupo grande que éramos, fue un “cachú” hacer escala en Panamá, mejor por mucho que en un punto como Miami, por citar uno.

En Copa el servicio a bordo es muy bueno, comparado con los recortes que han hecho a nivel internacional la mayoría de las aerolíneas.

Dos horas y 25 minutos de Santo Domingo a Panamá a la ida, escala de apenas 45 minutos y a volar unas seis horas a Las Vegas.  Al regreso la escala es algo más larga en el país centroamericano de camino a SDQ.

2016-02-21 16.06.58-1
11 de febrero 6 A.M en el AILA . Listos para salir!

Tuvimos mucha suerte mi “roomate”, Joanne Taveras,  y yo (muy amigas desde hace años por nuestros hijos) de que a la ida nos tocó en la primera fila de económica, con suficiente espacio para descansar.

Y es que, como en toda clase turista, los asientos no son muy espaciosos que digamos. El pasillo central del avión también carece de amplitud y, como los atentos azafatos se la pasan sirviendo y complaciendo peticiones, la mayoría de las veces que fui al baño tuve que hacer un esfuerzo titánico y hasta casi maniobras de circo para poder llegar.

20160211_162047-1Como el Saint Joseph llevó algunos refuerzos de otros colegios, no todos nos conocíamos bien, pero en poco tiempo se creó el sentido de un grupo unido que pertenecía al mismo team, como debía ser.

Con mucho agrado comprobé desde el inicio del viaje que había muy buena química de grupo y espíritu de cooperación; que los chicos iban con la mejor actitud y conscientes de la oportunidad que recibían, también que la alegría estaba a flor de piel, lo que se evidenciaba cuando algunos mostraban su talento musical, ya sea en pleno vuelo, en el lobby del hotel, en la calle o antes de iniciar un partido, improvisando canciones y bailes para liberar tensiones y contagiarnos a todos de muy buena vibra.

Seis horas y media después de despegar de Panamá, con cuatroIMG-20160211-WA0048 horas menos de mi uso horario habitual, llegamos a Las Vegas.

Antes de aterrizar quedé fascinada con el paisaje proporcionado por El Gran Cañón, el Río Colorado, la presa de Hoover y todo el sistema montañoso de la región. Hasta nieve se veía en algunas montañas.

Al llegar me enteré de que a tan solo 45 minutos de la ciudad hay una pista para esquiar.

Algunas familias del viaje tuvieron la oportunidad de conocerla, igual que de realizar excursiones a la Presa y al Gran Cañón.

Vista de la presa de Hoover
Vista de la presa. Hoover Dam

Como suele suceder en todo viaje de grupo no estuvimos exentos de inconvenientes.

Cuando llegamos al hotel debimos esperar unas tres horas para la entrega de las habitaciones por un error de gestión del responsable de nuestro grupo allí, digamos que un intermediario o puente entre nosotros y la copa, quien también falló en ocasiones con la coordinación de nuestro transporte incluido a los juegos y sospecho, en algunos detalles de organización y logística.

Nuestras cabezas de equipo los resolvieron responsablemente de la mejor manera con la cooperación en ocasiones de padres dispuestos y diligentes.

El hotel donde nos alojamos (Palace Station Hotel, a 15 minutos del centro) en contexto general estuvo muy bien, pero algunas situaciones que se dieron con familias del grupo y la forma poco profesional de ellos gestionarlas dejó mucho que desear.

Y, dicho esto, he citado lo único negativo que creo puedo resaltar, así que fue un viaje con más aciertos que desaciertos y para nada esos detalles resultaron en problemas reales a la hora de hablar de futbolistas.

Salvo uno que otro dolor o raspón, ninguno resultó con lesiones de cuidado, cosa que muchos padres, acostumbrados a los sinsabores del fútbol en esta materia, temíamos.

IMG-20160211-WA0093

Los chicos tuvieron un día y medio para aclimatarse antes del primer partido. El colegio los sorprendió contratando una enorme limosina donde fueron trasladados junto a sus entrenadores hasta Las Vegas Strip, la franja más famosa de ciudad, donde están la acción y las principales atracciones.

Las caritas de emoción y sorpresa de todos quedarán grabadas en mi memoria por siempre. Les seguíamos los padres en otra. Parecíamos tan adolescentes como ellos.

En este punto quiero recomendarte, si no lo sabes, que si viajas en grupo de más de diez personas,conviene desplazarse de un lugar a otro en estos vehículos.

Los hay tipo Hummer, entre muchos modelos. Además de resultar más económico por cabeza que en un taxi regular, que sólo permite cuatro pasajeros, tendrás una interesante experiencia y ni hablar del estilo con el que llegarás al lugar! 😉                            

20160212_234919
Vista desde el Bellagio de sus fuentes. Detrás réplica de la Torre Eiffel del Paris Hotel

Arribamos al imponente hotel Bellagio y quedamos fascinados, los que ya habían ido y los que íbamos por primera vez (yo, embelesada), ante la majestuosidad del hotel y su entorno. Aprovechamos para disfrutar del espectáculo gratuito de sus enormes y famosas fuentes. Superó mis expectativas.

Era de noche y el juego de luces acompañaba a la música y al agua en una danza armónica. Contemplamos el show gratuito desde varios ángulos. Uno con la torre Eiffel detrás, que forma parte del fabuloso Paris Hotel.

En otro, con el impresionante Bellagio de fondo. Sonaban Bruno Mars y Mark Ronson con el hit  “Uptown Funk” en el último espectáculo que vimos esa noche de sus fuentes y era irresistible no bailar.

Varios vídeos que algunos hicimos así lo evidencian. Con el corazón agradecido y todos emocionados ante el gran día que aguardaba nos fuimos a acostar, muy temprano para tratarse de Las Vegas, pero a los chicos les esperaba su primera prueba de fuego en el torneo. ¿Los resultados? En mi próximo post 😉

 

20160213_001716
Fuentes del Bellagio. El mejor espectáculo gratuito de Las Vegas
firma_ony_valdez boton-no-olvides-dejar-tu-comentario
Acerca de Ony Valdez 43 Articles
Ony Valdez Periodista, Productora, Locutora, Relacionista Publica y Bloguera. Fundadora del Blog http://www.misviajesmidestino.com Si quieres escribirme un correito, puedes ir a la sección de contacto.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*